5 Claves para construir tu santuario personal

5 Claves para construir tu santuario personal

/ Me, myself & I
Mientras el mundo que nos rodea avanza en una complejidad que nos bombardea con tan solo asomarnos al móvil, cada vez queda más clara la necesidad de hacernos con un espacio que nos permita reencontrarnos y recargar la energía para poder enfrentarnos a la siguiente jornada en la mejor de las condiciones. Un santuario para honrar a la diosa interna que guía el día a día de nuestra humanidad. Aquí tienes cinco claves a tener en cuenta para construirlo:

1. Orquesta las fuentes de luz

Además de enmarcar las ventanas con cortinas, persianas o cualquier otra herramienta para controlar la innegociable fuente de aire fresco y luz natural, es importante considerar una serie de fuentes de luz artificial que nos permita calibrar el ambiente para compensar o estimular nuestro estado anímico. No te detengas en un foco en el medio del techo para una iluminación general; sírvete de fuentes alternativas a través de lámparas de mesa, de pie y otros focos auxiliares que te permitan recrear ambientes que vayan de la completa serenidad al estímulo más enérgico.

2. Déjate envolver en sensaciones olfativas

Ningún santuario estaría completo sin las velas como seña de adoración y ofrenda. Asimismo, en nuestra habitación una vela no solo puede recrear un ambiente de serenidad y contemplación, sino que gracias a las ricas exploraciones aromáticas de sus fabricantes, también nos envuelven en sensaciones olfativas capaces de mejorar nuestro ánimo.

3. Estimula la vista con destellos metálicos

En PDPAOLA tenemos una relación directa con los metales, que en su nobleza nos ayudan a adornar el cuerpo y expresar historias con nuestras propias letras. Como conocemos su poder enriquecedor, no dejamos de verlos como accesorios también en la decoración de interiores, ya sean estructuras metálicas o piezas con baños lumínicos. Marcos, bases y adornos pulidos proveen a cualquier espacio con acentos estimulantes y puntos focales de especial significado.

4. Explora el color a través de las texturas

Lo normal es que escojamos una paleta de colores que nos transmita la suficiente sensación de serenidad que necesitamos para recargar energías, pero no debemos dejar de explorar todo el potencial de los tonos que predominan en nuestra habitación. Juega también con diferentes textiles, superficies y acabados que tengan el potencial de convertir hasta la habitación más monocromática en una rica trayectoria visual llena de detalles sorprendentes.

5. Levanta un altar para tu diosa interna

Si bien la cama es nuestro lugar de descanso por excelencia, también es importante procurarnos espacios de recogimiento mientras estamos despiertos. Asegúrate de reservar un rincón en el que puedas cultivarte en la más estricta intimidad. Nuestra propuesta es un sillón cómodo o algunos cojines donde puedas acomodarte y pasar un tiempo de meditación sin interrupciones, con una modesta mesa auxiliar donde colocar tu libro favorito y una taza de té. La meditación y el regreso a nuestro centro es ahora más importante que nunca.

En este proceso de construir con consciencia y un espacio para ti misma, date tiempo para meditar cada detalle, sabiendo que te acompañará durante mucho tiempo y por tanto debe satisfacer tus necesidades, desde las más prácticas (pregúntate cosas como ¿de verdad necesito un florero gigante en una mesita de noche?) hasta las más espirituales (¿por qué me siento un poco ansiosa solo con pensar en abrir esa puerta donde está lo que ya no uso?).

No temas cambiar de opinión, pero sobre todo, planifica detenidamente antes de ejecutar cualquier idea. Tu diosa interna apreciará tu esfuerzo por ofrendar el mejor santuario que le puedas construir.