La Guía Definitiva PDPAOLA para estas fiestas

La Guía Definitiva PDPAOLA para estas fiestas

/ Me, myself & I
Bonitos outfits, bebidas deliciosas y muchas, muchas risas. Esa es la parte divertida y memorable del tropel de fiestas que llega con la temporada decembrina, pero como te lo ha recordado el fantasma de las navidades pasadas, se lía parda cuando la avalancha de RSVP que no has contestado se acumula sobre tu agenda de eventos sociales mientras no sabes cómo vestirte, qué llevar a la fiesta y, en general, cómo comportarte en cada una de estas ocasiones.

Incluso si lo que llega a tu inbox no es una avalancha sino unos cuantos copos de nieve, debes estar preparada para agregar el título party animal a la bio de tu Instagram. Sigue leyendo y coge muy bien esa copa de prosecco, porque estas fiestas están a punto de ser agraciadas con tu agradable, divertida y aclamada presencia.

Empieza a abrirte paso en el camino de la perfecta invitada planificando tus outfits. Nada dice “gracias por la invitación” como un look que demuestra que realmente pensaste en lo que te ibas a poner; incluso en la más informal de las ocasiones, los pequeños detalles cuentan.

Siempre podrás recurrir a las tendencias para reafirmar tu estatus de fashion connoisseur, pero en PDPAOLA somos más de animarnos con elementos diferenciadores como un jersey que sea statement o, mejor aún, una pieza de joyería que te haga brillar de sofisticación y que sirva de rompehielos por su potencial de ser tema de conversación.
No importa si tu amigo o amiga te dice que “tu presencia es suficiente” para la fiesta. Como tú eres divertida y detallista, además de tu sonrisa, llévales alguna bebida que sepas que le gusta. ¿No sabes cuál? ¡Pregúntale! Cuando te vuelva a decir que no traigas nada, no le hagas caso y aparécete, al menos, con unas galletitas.

Si el plan es una cena navideña, quedaría muy chic si llegases con un vino que le resulte un buen maridaje a la comida. Claro, hay que averiguar de antemano qué servirá él o la anfitriona, lo cual de seguro no será complicado. Pero no te líes, no siempre hay que llevar bebida o comida; hay miles de detalles originales que puedes tener: flores (que no necesiten estar en agua), decoraciones divertidas o un cotillón con sombreritos y serpentinas. ¡A divertirse!

¿Y por qué no llevar ese espíritu o esos detalles a cada tipo de celebración? Claro que no es lo mismo una reunión familiar, que la fiesta navideña de la oficina o un petit comité con tus mejores amigos. Pero darlo todo no es necesariamente subirse a bailar sobre la mesa a las 3am (pero esperamos que lo hagas al menos una vez esta temporada). Ya sabes que tu actitud tiene que ajustarse según la ocasión, tú eres una boss lady después de todo, pero nada te impide pasarlo bien. Tal vez a tu jefe le agrade que lleves sombreritos de fiestas, tal vez tu tía acabe bailando contigo en la discoteca. ¡Todo puede pasar!

Por más agradable que resulte una reunión con caras familiares, no dejes pasar la oportunidad de ampliar tu círculo social si hay gente que no conoces. Haz networking pero también permítete conocer a las personas de manera un poquito más profunda. ¡Te puedes llevar una buena sorpresa! Elogia los detalles de un atuendo, habla de lo rica que está la comida o comenta algo que esté pasando en la ciudad; luego, trago en mano, deja que la conversación fluya con naturalidad.
Como la invitada súper cool que eres, seguro le ofrecerás ayuda a tu amiga durante la fiesta, o tal vez al final, cuando todos huyen a la hora de recoger. Tal vez no necesite, o no quiera, ayuda, pero siempre podrás hacerle pasar un buen rato con una conversación agradable, poniendo su música favorita o entreteniendo a los demás invitados.

Cuando ya es tarde y hemos bailado hasta más no poder, queda la tentación de lanzar una bomba de humo y desaparecer a lo Batman. Si es una fiesta grande, no pasa nada, probablemente pasarás desapercibida. Pero en una reunión más pequeña, sí que se notaría. Eso sí, cuidado con el “Brexiting”, o lo que es lo mismo, anunciar tu retirada para permanecer en una interminable despedida y falsas salidas, que no resultan en una partida concreta. Si te vas, ¡Te vas!

Al final del día, la intención es que esta temporada festiva se multipliquen los momentos memorables. Cuando ponemos buena energía y atención a cada área de nuestra vida cosas maravillosas suceden, y desde luego, los momentos de fiesta no pueden quedar desatendidos.

Atrévete a improvisar e incorpora tus propios party moves. Pero sobre todo, nota qué bien sienta saber que la gente se lo pasa bien contigo y que todos se deleitan con cada celebración. ¡Salud!